Saltar al contenido

La era del aparentar

el aparentar

Vivimos en una sociedad donde el culto a la apariencia se ha convertido en una de las mayores preocupaciones diarias.

En esta sociedad existe un gran rechazo a nuestro cuerpo tal y como lo hizo la energía divina, no aceptando gran cantidad de cualidades de él, viéndolo y viviéndolo como algo totalmente imperfecto.

No se puede ver la televisión, ni una hora, sin ver este tipo de mensajes negativos hacia él. Nos bombardean constantemente recordándonos todas esas imperfecciones de las que nos deberíamos avergonzar, dándonos soluciones rápidas y milagrosas.

Las grandes empresas han conseguido la esclavitud corporal, sobre todo en las mujeres y en los últimos años también en los hombres, viendo en ellos un gran filón por explotar.

Han conseguido que tanto mujeres como hombres deban eliminar todo su pelo para ser bien vistos, que usemos productos desodorantes para cada una de las zonas de nuestro cuerpo, considerando cualquier olor corporal inadmisible en esta sociedad.

Cambie su color de pelo, si es morena puede ser una impresionante rubia…..

Si es bajita, tenemos los zapatos ideales para crecer esos 15 centímetros que le faltan….

Si tiene celulitis, en 2 semanas le desaparecerá para siempre con esta crema milagrosa…..

Póngase estas uñas kilométricas para que sus manos parezcan finas y largas y aunque sea imposible hacer nada con ellas estarás estupenda y a la moda…….

Elimine sus arrugas para parecer más joven…. Quite sus canas para parecer más joven…… Blanquee sus dientes para parecer… Tatúese para parecer….. Para parecer….. Para parecer….. Para parecer…..

Desde las pestañas postizas y lentillas de colores, a los cojinetes para elevar pechos y glúteos, por no hablar de las coquillas para los hombres o las operaciones estéticas para conseguir ser quien usted desee.

La angustia respecto al cuerpo priva a las personas de centrarse y preocuparse por otras cosas mucho más importantes, priva a las personas de centrarse en su potencial e ilusiones.

Hay que cuidar el cuerpo, faltaría más……. Alimentarse bien, hacer ejercicio, asearse…….pero tenemos que aceptar nuestro maravilloso cuerpo y aceptar con elegancia el paso de los años.

Si algún complejo excesivo nos lleva a una inseguridad a la hora de buscar un trabajo o simplemente enseñar nuestro físico, por que no corregirlo…..porque no!!…, pero no podemos ver la imperfección en todo nuestro ser.

Quien más invierte dinero en su cuerpo o en su apariencia, suelen ser las personas más débiles e inseguras, las que creen que su valor solo es exterior y temen no ser queridas por no tener un físico a la altura.

Seremos conscientes de que el valor más importante de una persona reside en su interior y que el aspecto exterior, que sin duda también es importante, es secundario a la hora de amar a las personas.

Debemos olvidarnos más del exterior y centrarnos mas en moldear nuestro interior, cualquier inversión, tanto de tiempo como de dinero para autoconocernos, es la mejor inversión que podemos hacer. Esta inversión va contigo para toda la vida, esta no es un postizo de quita y pon, este aprendizaje te beneficiará toda la vida, este aprendizaje te hará mas feliz llenándote de luz, de esa luz que a la corta es la que se ve y se siente en las personas y la que realmente enamora.

Nuestro cuerpo es nuestro templo y un milagro divino pero que después de los años será comido por los gusanos, pero nuestra Evolución Interior alimentará nuestra Alma, para seguir evolucionando a otras vidas o niveles de existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *