Saltar al contenido

Los efectos del pensamiento en la Salud.

CEREBRO

El miedo a la enfermedad es uno de los mayores miedos que se apodera de los seres humanos, el saber esta información que aquí contamos nos da un poder absoluto frente a la enfermedad.

El cuerpo es el sirviente ante los pensamientos. Este es el nuevo paradigma de la salud.

Los pensamientos negativos continuados, hacen que el cuerpo enferme, por el contrario los pensamientos alegres hacen que el cuerpo se mantenga sano, rejuvenezca y embellezca.

La enfermedad y la salud están arraigadas en el pensamiento, porque el cuerpo manifiesta rápidamente lo que nuestra mente habla.

Si quieres perfeccionar la salud de tu cuerpo deberás perfeccionar la calidad de tus pensamientos. El cuerpo posee una inteligencia innata, dotado de un poder curativo milagroso. Cuando nos cortamos en un dedo, vemos rápidamente como el dedo comienza a curarse, vemos que la renovación pues, se encuentra en cualquier tejido de nuestro cuerpo.

Existe pues esta curación innata e inconsciente donde la inteligencia de nuestro cuerpo sabe donde y cuando y como actuar.

De igual modo existe una forma de curación consciente basado en nuestros pensamientos y emociones, desencadenando toda una serie de reacciones fisiológicas en nuestro cuerpo.

Lo que estamos aquí aprendiendo, es uno de los principios fundamentales de la Física Cuántica, donde mente y materia son una misma cosa, no se pueden separar, donde uno no puede existir sin el otro. Nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, tanto conscientes como inconscientes, van a determinar nuestra salud emocional y física y por tanto van a  determinar nuestro destino.

Sabemos que dos personas ante la misma enfermedad y en igual de condiciones una se puede curar y otra puede morir. Es la fuerza de nuestros pensamientos la que conseguirá un desenlace u otro. La persona que quiera vivir, que sienta que todavía le faltan cosas maravillosas por hacer y tenga esa fuerza, podrá sanar. La persona que tenga una mente negativa y derrotada morirá.

Estamos viendo aquí el efecto placebo, todos entendemos el efecto placebo. Cuando a una persona se le da una pastilla de azúcar creyendo firmemente que esta pastilla le curará, esto es lo que sucede. Sus pensamientos han puesto toda su fe en esa pastilla consiguiendo la curación. ¿Y si no hubiese pastilla? La persona igualmente sanaría si creyese realmente en sus pensamientos positivos. ¿Pero creemos realmente en nosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *