Saltar al contenido

Todo es bueno incluso lo malo.

Miedo al cambio

Es fácil mantener una actitud positiva si comprendes que todo tiene su lado bueno, incluso lo más desagradable.

Vivimos en un mundo dual donde uno no puede vivir sin lo opuesto.

Si el mal no existiese, no podríamos elegir hacer el bien. Si nunca sintieses tristeza, no podrías sentir la alegría.  Necesitamos la cólera para saber que es la serenidad. Cuando llueve entonces apreciamos los maravillosos días soleados. No hay abajo sin arriba, ni dentro sin fuera. La luz no existiría si no hubiese la oscuridad.

Lo malo sucede para que puedas apreciar y valorar lo bueno, son las dos caras de una misma moneda.

Acepta tus emociones, cuando estés triste vívelo, cuando estés enfadado, siéntelo, cuando estas feliz goza plenamente de esa felicidad.

No emitas demasiados juicios críticos sobre los acontecimientos, piensa que todo lo que suceda es instructivo y necesario de una manera u otra, y todo forma parte de la experiencia de lo que es vivir.

Todo lo que nos pasa viene a enseñarlos una lección, para descubrir quienes somos en realidad, para enseñarnos lo que queremos alcanzar.

Sin pasarte estas cosas malas nunca hubieras realizado tu potencial o tu fuerza. Nada sucede por casualidad o por la suerte, todo ocurre para probar los límites de tu Alma. Sin esas pequeñas cosas la vida sería como una carretera recién asfaltada, suave y muy monótona , una carretera directa sin rumbo a ningún lugar.

Las caídas, los triunfos, las personas, todo afecta a tu vida, hace que seas quien eres.

Se puede aprender de las malas experiencias, seguramente serán las más significativas y las que más nos enseñen.

Si integras esto podrás mantener una actitud optimista, y las personas optimistas son las más alegres y felices.

A todos nos han pasado cosas trágicas que en su momento no podíamos entender, no tenían un porqué y un para qué, pero a pasar el tiempo  hemos podido comprobar cómo aquello que paso nos ha llevado a un aprendizaje profundo que jamás hubiéramos podido aprender de otra manera. Aquello que pasó, hoy lo entendemos y hasta  podemos llegar a agradecerlo.

Así pues todo lo que hoy nos parece horrible, doloroso y malo, será una futura fuente de aprendizaje positivo si lo encaramos con la mente abierta.

Cada momento bueno  o malo en esta vida es necesario y valioso.

La dualidad hace que el mundo sea.

Haz a los demás lo que quisieras que harían contigo, te gustaría que te trataran mal?…. pues no hagas lo mismo.

Todos tenemos miedo al cambio, miedo a lo desconocido, pero …..¿No te da más miedo que el futuro, en muchos aspectos no dependa de ti? El futuro lo dejamos en manos de lo desconocido, ya se verá que pasa…

Todos hemos pasado por la fase de indignación, al ver en estos tiempos que los sistemas políticos y económicos no están a nuestro favor. Hemos pasado por largas épocas de queja, siendo este estado el más extendido entre la población. Pero hemos observado que la queja no da fruto, llevándonos a una frustración que hoy se ha acabado convirtiendo en indiferencia, pasividad y pasotismo. Hemos pasado de la rabia a la indiferencia total creyendo que las cosas son casi imposibles de cambiar.

Si parece que nada cambia es porque nosotros mismos nos resistimos a cambiar, no tenemos iniciativas individuales apoyándonos siempre en otras personas para atrevernos a mover ficha, está claro que tenemos que vencer nuestro propio miedo al cambio.

Para romper el miedo al cambio en cualquier aspecto de la vida tienen que empezar por cambiar nuestra mentalidad, cambiar nuestra actitud y cambiar las decisiones con las que vamos construyendo nuestro día a día.

Que podría hacer yo para cambiar aquello de lo que tanto me quejo? Nos limitamos a seguir el camino marcado por el entorno social en vez de escucharnos a nosotros mismos, convirtiéndonos finalmente en personas derrotadas y abatidas.

Será que en realidad nos da miedo la libertad? Parece que todo el mundo quiere la libertad pero realmente cuantos la buscan? Nos da miedo adentrarnos solos en un camino solitario, aunque realmente sintamos que ese es nuestro camino. Nos da miedo por que no sentimos ni creemos en NUESTRO PODER, ese poder que hay que empezar a conocer y cultivar, ese poder que lo es todo.

La libertad emocional, la libertad financiera…..a caso no suena bien?

El miedo se tiene cuando uno siente que no está preparado lo suficiente, que no tiene suficiente poder personal ni dispone del apoyo de su entorno.

Los años van pasando y el sufrimiento continuo va saturando a las personas hasta que finalmente llega el momento de “ya no puedo más”. En este momento hay que tomar la decisión o sigues abatido hasta llegar a la depresión o comienzas el viaje a tu interior, a ese lugar desconocido que no conoces, ese lugar donde está tu fuerza y tu poder.

¿Te atreves a entrar en ese lugar desconocido?

Seguramente te sorprendas y lo que de primeras veas en tu interior te asuste o no te guste demasiado, pero todo parte de empezar a limpiar y a dar luz a ese lugar siniestro. Tendrás que aceptar todo lo que veas ahí dentro, es tuyo y ha sido parte de tus experiencias y aprendizajes que hoy tendrás que aprender a interpretar de una manera más constructiva, veras que poco a poco empieza a brillar más y más la luz desde tu interior y esa ya nunca se apagará.